30 enero, 2011

La crispación es una estrategia

Y consiste en la escenificación diaria del desacuerdo político. Como dice Belén Barreiro, directora del laboratorio de la Fundación Alternativas (cercana al PSOE), en contextos de crispación, la confrontación es selectiva. No se trata de oponerse a todo, sino de elegir aquellos asuntos en los que el choque frontal permita debilitar al adversario. Se busca exagerar el desacuerdo.

El diario “El Páis” pregunta a varios expertos sobre la calidad de la democracia, les dejo el artículo.

1 comentario:

Capitán Dido, de nombre Hund dijo...

Saludos:
Me he paseado un rato por tu blog, me ha parecido muy interesante.
A mi la política me gusta, la creo necesaria y es una pena que nuestros políticos sean tan desastrosos teniendo en cuenta que todos somos políticos (una visión mía muy particular).
Seguiré leyéndote.