19 abril, 2008

Merkel y su escote

0
Considero desfasado y discriminatorio hablar del escote, el vestido o la joyería (más o menos que estén dentro de los límites de la normalidad) de cualquier mujer política mientras que de los hombres políticos nada se comenta. Cada una que se ponga lo que le guste y quiera.

Resulta que Angela Merkel, la canciller alemana de 53 años, se ha puesto un traje escotado donde ha dejado entrever su canalillo y ha armado todo un debate en los medios de comunicación europeos, pero sobre todo alemanes, por la audacia de su estilismo.

La prensa alemana titulaba “¿Puede pavonearse de esto Alemania?. Pues sí, porque el vestido fue elegido para asistir a la ópera nacional de Oslo, y cada una a la ópera va como le parece, generalmente con escote y vestida con traje de noche. ¿Por qué las mujeres políticas o que están en el poder tienen que masculinizarse con sobrios trajes de chaqueta?

Merkel ha declarado que si fuera hombre sus atuendos no serían objeto de debate en la prensa.

9 comentarios:

von Eisberg dijo...

Mmmm... no sé. Creo que no estoy de acuerdo. En una mujer, un escote demasiado pronunciado ya pasa a rozar el mal gusto. No es verdad que los hombres puedan ponerse cualquier cosa. Imaginemos un político asistiendo a la ópera con traje y corbata. Imaginemos que los pantalones de dicho traje son más ajustados que los que suele usar Mick Jagger. Imaginemos que dicho político estuviera muy bien dotado y que los pantalones ajustados revelaran un contorno pélvico exuberante. Creo que eso también sería tapa de prensa. ¿No?

La Cortesana dijo...

Siento disentir, estamos hablando dentro de una normalidad de vestuario en un contexto determinado.

A la ópera se puede llevar escote del grado que cada una considere; llevar transparencias y un gorro espantoso. Los casos que planteas son extremos. Por supuesto que un político vestido a lo Mick Jagger va a ser portada y si marca paquete, quizá en páginas interiores... pero si va a la ópera con corbata nadie le va a decir nada y ni saldría publicado en ningún lado.

El caso es que a las mujeres políticas siempre se las pone en cuestión su vestuario. Es más, se presta más atención a su indumentaria que a lo que están diciendo; en cambio a los hombres es justamente al contrario, lleve lo que lleve, siempre va a ser más interesante la tontería de turno que suelte.

El tema lo considero educacional y que nos queda mucho por cambiar actitudes.

Besos

Tieregarten dijo...

Ese escote le queda bovinamente mal. Y me parece que además se discute sobre él porque el cuerpo de la mujer suele considerarse publicable, exhibible, una mercancía.
Claro que es cultural. Y claro que al ver ese feo par de tetas que se asoman, nadie piensa en la figura pública sino en.. en las tetas mismas. Como si estuvieran diseñadas para ver qué recepción erótico-estética pueden tener.
(¿De qué ópera se trataba???)
Y no envidie... que enrojezco.

La Cortesana dijo...

Fiamma, como usted en un blog político ¿le interesa la política? pero si a usted le va más la cosa literaria, los clásicos y la repostería.

Considero su comentario muy machista sobre todo por sus juicios de valor... bobino, feo

Y yo envidio para verla enrojecer

Tieregarten dijo...

La repostería... por favor, qué dice !
Estéticamente feo. Y eso no me sitúa en la vereda de enfrente. Ni por eso una mujer debe de ser noticia.
Pero, lamentablemente, el cuerpo sigue siendo mercancía en los ámbitos de poder. La prensa es uno de ellos. Y ud lo sabe.

La Cortesana dijo...

Si, sé, sí... si yo le contara...

Que sepa que la repostería es un arte al que se entregan muchos políticos en sus multiples acepciones... es conocido el pasteleo de muchos gobiernos poco democráticos y cívicos.

Y no voy a opinar del escote de Merkel, es más, ni me he fijado.

Veronica dijo...

Qué pena que usted vive tan lejos. ¿Me permite hacer clic en su enlace?
Digo, para erosionar circunferencias.

Y sobre los escotes, pues coincidimos, la mera condición femenina es base empírica para cualquier inductivismo regresivo.
Saludos.

La Cortesana dijo...

Bienvenida, Verónica

Claro que la dejo clikear todo lo que precise usted.

¿Vivo lejos?, lejos con respecto a qué. En este mundo globalizado nada queda lejos.

Mire usted que me gustó lo del inductismo regresivo. Lo encuentro muy aplicable a algunas acciones políticas de andar por casa.

Veronica dijo...

Entonces, si usted me lo permite, voy a diminuir clics entre su ventana y la mía. Haré de su Home, mi Enlace.

Saludos.